NUESTRO ASTRO REY

 

Entender que en nuestro Sistema Solar hay una conciencia , que todo lo mueve , lo equilibra, y da vida, y que esa conciencia , es regida por nuestro Sol (nuestra estrella) existen estrellas mas grandes y de rango diferentes en el cosmos, pero a nosotros nos rige ésta estrella, a la que llamamos SOL ; que constantemente está generando Luz y energía para nosotros desde nuestra perspectiva, en el planeta Tierra y también para los demás planetas dentro de este sistema estelar. Nuestro Sol emite explosión de luz, radiación y energía inteligente que nos llega y alimenta.

Nos trae constantemente información cargada de protones que nos alimenta desde lo físico y desde lo sutil. Y que nos permite formar parte de un sistema de planetas que orbita al rededor de él, de nuestra fuente dadora de vida; y que éste igual orbita dentro de una galaxia, La Vía Láctea. 

 

El Sol libera fotones con un rango de LUZ que llamamos "visible", por lo que podemos ver al Sol brillar con todo su esplendor durante el día. La luz solar es todo el espectro de radiación electromagnética emitida por el Sol.  La luz solar abarca el espectro ultravioleta, infrarrojo y visible, que explicaremos con mayor detalle más adelante.

La luz que llega a la Tierra, calienta la superficie del planeta y la atmósfera; fruto de esa energía que llega desde el Sol son los fenómenos atmosféricos. La energía que absorben los vegetales permite la fotosíntesis, fundamental para la existencia de la vida

en el planeta. 

El SOL representa simbólicamente la Fuente Divina . Si nos imaginamos a nosotros mismos como espejos o prismas que pueden reflejar la luz del sol, si pensamos que nuestro cuerpo es tan perfecto, que nuestro sistema está creado de una manera que es capaz de alcanzar la frecuencia del Sol, cada vez profundizaríamos mas y trabajaríamos en nosotros mismos, simbólicamente limpiaríamos nuestros espejos del polvo que opaca esa luz. 

Si por el contrario, nos cuesta creerlo; por lo menos esforzarnos y aceptarnos, amarnos y cuidar de nosotros mismos cada día mas y así, quizás poco a poco, podremos ir reflejando mejor esa LUZ.

 

el Sol

PRACTICA #1

En la mitología hindú, el SOL es venerado como fuente de salud y de inmortalidad. El sol simboliza la luz y el conocimiento, y el saludo al sol (también conocido como Surya Namaskar) se entiende como una danza o ritual para abrirse a esta fuente de vida y bienestar. De hecho, el saludo al sol nace de una serie de postraciones al sol, y la tradición hindú recomienda hacerla de madrugada, colocado delante del sol cuando amanece.

El saludo al sol consta de 12 posturas de yoga que conforman una fórmula perfecta para despertar el cuerpo y llenarlo de vitalidad.

Éstas 12 posturas, se encadenan y se realizan de forma fluida, poniendo atención en la respiración. Cada asana compensa la postura del anterior y, en su conjunto, el saludo al sol permite despertar todo el cuerpo y trabajarlo tanto a nivel de fuerza como de flexibilidad. Ayuda a mejorar la coordinación, relajarse y centrar la mente. Además, es especialmente saludable para mantener flexible la columna vertebral y la espalda, así como para estimular diferentes órganos internos. Es una práctica que permite cargar el cuerpo de energía y que se utiliza para iniciar las clases de yoga para calentar el cuerpo, ya que es una secuencia muy completa.

 

Es necesario hacer siempre los dos lados, para equilibrar el cuerpo. Un factor importante para obtener beneficios con el Surya Namaskar es potenciar, además del cuerpo, la concentración de la mente en los movimientos que estás haciendo. Así como sincronizar tus movimientos con las inhalaciones y exhalaciones. Respirar y ser consciente de tu respiración en cada movimiento, es de vital importancia. 

Las 12 posturas del saludo al sol

1.    Inspirando y Exhalando y, con la espalda bien recta y el peso del cuerpo bien repartido sobre las dos plantas de los pies, une las palmas de las manos frente al pecho. Conecta con la respiración. Visualiza que respiras el color ROJO.

2.    Inspirando, estira los brazos arriba y hacia atrás, visualiza que respiras el color NARANJA.

3.    Exhalando, lleva las manos en el suelo junto a los pies, visualiza el color VERDE.

4.    Inspirando, lleva la pierna derecha hacia atrás, la rodilla al suelo y la mirada hacia arriba.

Visualiza que respiras el color AZUL CLARO.

5.    Reteniendo la respiración, lleva la otra pierna hacia atrás, manteniéndolas ambas estiradas y los brazos también. Visualiza el color INDIGO.

6.    Exhalando, flexiona las piernas hasta tocar el suelo con las rodillas, el pecho y la frente. Visualiza el color MORADO.

7.    Inspirando, apoya las caderas y las piernas mientras haces fuerza con los brazos para abrir el pecho. Inclínate atrás y lleva la mirada arriba.  Visualiza que respiras el color INDIGO.

8.    Exhalando, lleva las caderas arriba y la mirada hacia el abdomen.

        Visualiza el color AZUL CLARO.

9.    Inspirando, lleva el pie derecho entre las manos, mientras bajas la otra rodilla hacia el suelo.

       Visualiza que respiras el color AZUL CLARO.

10. Exhalando, lleva la otra pierna adelante, pon los pies juntos y acerca la cabeza hacia las piernas.

      Visualiza el color VERDE.

11. Inspirando, levanta los brazos arriba y hacia atrás.

     Visualiza que respiras el color AMARILLO.

12. Finalmente, exhalando, lleva las palmas de las manos en tus caderas . Visualiza el color NARANJA.

 Inspirando y Exhalando y, con la espalda bien recta, une nuevamente las palmas de las manos frente al pecho. Observa tu respiración, tu estado mental y emocional. Y vuelve a empezar el saludo al SOL, visualizando que respiras el color ROJO. Y así vuelves desde la secuencia anterior al práctica 2 y 3 pero esta vez poniendo la pierna izquierda delante y así sucesivamente el 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, y 12. Visualizando la misma onda cromática. 

Cuando realicemos esta práctica, de rendición y saludo a nuestra Estrella,  pensemos en el sol como Una Consciencia Superior, como el que nos regala energía y LUZ cada día. Piensa en cómo incluso en el día más nublado, o durante la noche, el sol está presente en alguna parte. Toda la vida depende de su resplandor. Incluso cuando pareciera que el sol se ha ido, nunca realmente nos abandona. Nunca deja de iluminarnos.

Piensa en esto cuando las circunstancias se pongan difíciles y la vida parece difícil de soportar. Incluso en los momentos más oscuros, el sol no se ha oscurecido. Tal vez simplemente no podemos sentir su luz detrás de la nube de nuestras propias ansiedades, o está escondido detrás de una barrera mental que nosotros mismos nos hemos puesto. Opacando nuestro prisma o espejo. Piensa en esa Luz que puedes irradiar, que puedes proyectar, tratando de cambiar tu percepción de la realidad. Aquieta tu mente, muévete de lugar, amplia tu visión.

 

SALUDA AL SOL, ESE QUE VEMOS, ESE QUE NOS DA LUZ...Y TAMBIÉN SALUDA A TU SOL, ESE SOL QUE TODOS TENEMOS, HONRA ESA LUZ QUE CONTIENES Y QUE PUEDES REFLEJAR Y PROYECTAR.....

 

Así que al realizar esta práctica, también recuerdas tu Sol (Tu Luz) y te rindes a ella....LA EXPRESAS....poco a poco recuperas esa vibración, irás limpiando TU ESPEJO, TU PRISMA....colocándote por encima de los escenarios mentales, que pueden llegar a ser muy destructivos y trascendiendo los estragos emocionales que se han creado en tu interior.